Header Ads

VIMOS UN VIDEO...


 
por Hugo Murno, (Especial para el periódico BERNAL.ES, desde Großenseebach, Erlangen, Alemania)

(19/11/2013)-Los que estaban presentes y lo vieron y escucharon lo que yo vi y escuche, durante el desayuno viendo las noticias del mundo por la web, no entendían  nada. Yo tampoco. Una presidenta, después de seis semanas de ausencia del ejercicio efectivo del poder  –pues delego constitucionalmente el manejo del Gobierno Nacional en manos del señor vicepresidente amado— no puede aparecer ante las cámaras y hablar al país (y al mundo) cual si aquí no ha pasado nada, miren que lindo perrito y chau me voy a trabajar. Cual si su telekaudiencia fuera un hato de imbéciles. Lo serán?  La oposición ni pintada. Los partidarios chochos. Los cambios en el Gabinete de Ministros un retoquecito cual botox en la carita y “que cambie algo para que todo siga igual”, el conde de Lampeduza dixit en Il Gatopardo. Ricordi?  Io me ricordo.

También me acuerdo de los perritos bandidos, del general y la señora; o de los perritos del general en el exilio y Chabela y el Brujo. Y después la vuelta el 17 de noviembre y ahora es el Día de la Militancia, pero también en aquellos años 70 fue la creación de la Triple A y los asesinatos, la represion parapolicial, el allanarle el camino a los años de plomo de la dictadura civicomiltar y despues.
Me asusta el pensar en regresar a Buenos Aires, a la patria peronista, aquella que un día estuvo condenada a ser potencia, según dichos de un ex intendente, ex gobernador, ex senador, ex presidente, que siempre termina teniendo a uno de sus ex ministros como ministros en los actuales gobiernos. Si, ese mismo de la frase aquella de “la mejor policia del mundo”, que nunca se supo si lo decía en serio o en broma. Bromas pesadas las que se gastan por aquellos pagos lejanos.

Aquí, en Europa no se consigue, mejor dicho no se concibe, no se entiende, trato de explicarles, pero hablamos otro idioma y será por eso que no me entienden.

Hace fio y esta nubladísimo desde hace varios días, tras haber soportado  lluvias interminables, el Viejo Continente sigue bajo los efectos de un anticiclón que provoca este clima casi insoportable. Pero otras cuestiones ocupan a  los europeos, los de la UE y los que todavía no pudieron entrar en ella y los que sí entraron pero quieren salir y no pueden o no los dejan. Porque salvo en este país, llamado también la locomotora de Europa, en todos los otros, excepción hecha de los nórdicos y poco más, ya casi gritan a los botes y sálvese quien pueda. Aquí (no en Alemania donde la desocupación de los jóvenes es de menos del 6%; en España es del 52%) la crisis se siente en serio y no hay ni petróleo ni cobre ni gas ni soja que los vaya a salvar. Aunque sea por un rato, como a los llamados países emergentes. Aquí la crisis se siente en serio y el parate del consumo es enorme, tanto que hasta llegan a ofrecerte un 30% de descuento si compras un auto 0 Km… Algunos los compran, pero eso sucede en todas partes, hasta en la Argentina y en la China, que tampoco se salva del fantasma de la crisis que recorre el mundo (remedando a C. Marx, con permiso de A. Kicilof).

En la China actual, decía, las cosas tampoco son como para alquilar balcones y ponerse a mirar la fiesta: ya no es una fiesta y los disciplinaditos miembros del Comité Central del PC, que deliberó hace unos días no saben como hacer para enfrentar las demandas de mejores condiciones de vida de la mayor población humana del mundo: 1.600.000.000 (mil seiscientos millones) de habitantes que quieren mejores viviendas, comer algo más que soja, ese yuyito (mejor dicho, el aceite del poroto del yuyito aquel) y dejar de ganar poco más de lo que cuesta una zapatilla de marca, que es el salario promedio de un obrero medianamente especializado, no hablemos de los millones y millones que en el campo la pasan peor, que ni siquiera pueden optar por migrar a las ciudades, porque lo tienen estrictamente prohibido por ley (recordad que en la China actual, un país dos sistemas, se aplica la pena de muerte sin excitar). Y las ciudades crecen desmesuradamente en altura: miles y miles de edificios que se construyen pero quedan vacios, porque aquí también hay una burbuja inmobiliaria que amenaza con estallar, como en España o, sin ir más lejos, como en EE UU en 2008 cuando lo de las hipotecas basura. Se acuerdan? Tal vez ya nadie se acuerde de eso. Chau...