Header Ads

BERNAL A CINCUENTA AÑOS DE SER CIUDAD

(25/07/2010)- El sábado 24 finalizaron los actos por la celebración del cincuentenario de la declaración de Bernal como ciudad. Comenzaron el jueves 15 con la plantación de un árbol (naranjo amargo) y el descubrimiento de una placa en la Plaza del Maestro. Continuaron el viernes 16 en la Cámara de Comercio e Industria de Bernal con una muestra de arte y un concierto de la Camerata Bernal. El sábado 17 se realizó una exposición de recados y piezas gauchescas en el Círculo Tradicionalista El Rodeo, seguida de una peña criolla.
Para del domingo 18 se anunciaba la realización de un atractivo desfile de carros y autos de colección, fuerzas vivas y escuelas, con misa previa y un final musical con bandas de rock. La lluvia impidió que todo ello se realizara y los representantes de las entidades que conformaron la comisión de festejos, anunciaron su postergación para el domingo 25 y la reprogramaron para el sábado 24. En este día desfilaron solamente los carros de colección, a los que se le entregaron trofeos de agradecimiento por la participación. Este desfile se inició en la avenida Belgrano y 25 de Mayo, pero los carros partieron desde el El Triángulo, recorrieron la avenida Dardo Rocha, subieron por la calle Avellaneda, hasta arribar al punto de inicio, desfilando hasta Zapiola, donde los recibió el Intendente Municipal, Francisco Gutiérrez y otros funcionarios locales. Luego, en el monumental escenario montado en Belgrano y Rodríguez Peña, se realizó un festival de bandas de rock y el final tuvo fuegos artificiales.

DESORGANIZACION E IMPROVISACIONES
Lo que pudo haber sido una fiesta grande, con la participación de todos los vecinos, arrojó un lamentable saldo de ausencias y desajustes organizativos que opacaron el esperado brillo. Desde su inicio, con más de dos horas de espera para la llegada del intendente, que dio la primera palada para plantar el arbolito y descubrir una placa ante no más de una docena de personas, los puntos del programa se cumplieron en forma disímil. La Cámara de Comercio e Industria no llegó a colmar su salón y los que asistieron, incluidos los seguidores del maestro Cuccurullo y de los artistas plásticos que prestaron su colaboración, presenciaron de pié la muestra y el concierto, siendo compensados al final con un brindis. En El Rodeo, la muestra gauchesca y peña criolla contó con el marco de público fiel a esa institución tradicionalista.

En tanto que el desfile, reducido solo a los carros de colección, literalmente no tuvo público. Iniciado con mas de una hora de retraso, los carreros recibieron en soledad los trofeos de agradecimiento, entregados por los escasos integrantes de las entidades organizadoras que, soportando un desapacible clima, se dispersaban buscando refugio del frío viento. Además, la inexplicable y criticada ausencia de la Dirección de Tránsito de la Municipalidad, produjo desajustes y bochornosas situaciones de desorganización. Cuando los carros que se desplazaban a contramano por la avenida Belgrano, se enfrentaban con los vehículos que circulaban libremente, por cuanto no hubo agentes de tránsito y los cortes fueron realizados sobre la marcha por personal de Defensa Civil, convocado de urgencia, además de algunos efectivos de la policía, que también llegaron a último momento. En el simbólico final del desfile (Belgrano y Zapiola) otro detalle desorganizativo conspiró contra la intervención del Intendente Municipal que debió soportar larga espera en el interior de “LaQuintana”. Allí se llevó a cabo la entrega de un trofeo y diploma al Jefe comunal y, ante los impotentes intentos de algunos funcionarios por acallar el poderoso sonido del festival de rock que detonaba a una cuadra del lugar, Francisco Gutiérrez debió improvisar su discurso desde un modesto equipo de audio montado sobre un automóvil, que solo sirvió para que los pocos organizadores y funcionarios presentes lo pudieran escuchar con persistente fondo musical.
Cabe destacar que la Comisión de Festejos, responsable de la organización, no contó con nombres de personas como integrantes. Solo se difundió que la integraron La Cámara de Comercio e Industria de Bernal, El Círculo Tradicionalista “El Rodeo” la Sociedad de Fomento Bernal Sud, el Club de Leones de Bernal Oeste y la Asociación de Carreros de la Provincia de Buenos Aires. Como así también se contó con el auspicio de la Municipalidad de Quilmes, que corrió con los gastos de los festejos, cuyo monto no se dio a conocer.