Header Ads

RABIA, QUE NO TE SORPRENDA


(16/07/2017). El Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires alerta sobre la detección de murciélagos muertos con diagnóstico de rabia y emitió un comunicado sobre la realidad epidemiológica de este virus mortal para animales y humanos.
Recomienda vacunar a perros y gatos contra la rabia una vez al año a partir de los tres meses de edad.
En la Provincia de Buenos Aires, la enfermedad se encuentra controlada pero no erradicada. La falta de vigilancia epidemiológica efectiva dificulta la posibilidad de saber con seguridad si el virus de la rabia circula.
El Municipio de Quilmes, a través de la Secretaría de Salud, informó que durante el primer semestre del año se alcanzaron 29.200 prestaciones veterinarias gratuitas, realizadas en el Centro Municipal de Zoonosis y en operativos descentralizados -en diferentes puntos del distrito, se aplicaron más de 12.365 vacunas antirrábicas a perros y gatos.
En el Centro de Zoonosis de Quilmes, ubicado Mitre y Paz, se entregan 40 turnos diarios, los cuales pueden ser reservados a través del número telefónico 4350-3000 interno 3011 o al 4257-1658 de lunes a viernes.
Los operativos descentralizados se llevan a cabo los lunes, en República de Francia 644, Ezpeleta; los miércoles, en calle 835 Nº651, San Francisco Solano; y los viernes en distintos puntos rotativos del barrio IAPI, en la zona oeste del distrito.
La rabia causa la muerte de alrededor de 70.000 personas por año, en su mayoría, según la Organización Mundial Sanidad Animal (OIE). Más del 95% de los casos de rabia en el hombre se deben a mordeduras de perros infectados. 
Para evidenciar, controlar y realizar una adecuada vigilancia epidemiológica, desde el Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires recomiendan que todos los municipios dispongan de un centro de zoonosis multidisciplinario que actúe como alerta temprano del sistema sanitario local.  Señalan que cualquier acción sanitaria eficiente en el tiempo, basa su accionar en la prevención.
Alertan, desde el colegio de profesionales, que “en la actualidad los centros de zoonosis ocupan el 80% de su labor profesional en la labor de esterilización quirúrgica canina y felina, desatendiendo el rol que le cabe como centro de zoonosis.”
La presencia de un murciélago durante el día, con vuelo dificultoso o arrastrándose en el suelo debe ser tomado como un caso posible de rabia. El murciélago infectado se arrastra, lo que permite que perros y gatos intenten cazarlos y puedan recibir una mordedura.
En caso de que se encuentre un murciélago en el piso o en algún taparrollo, se aconseja no tocarlo. Si es posible, taparlo con un balde; evitar el contacto con los animales del hogar y llamar al centro de Zoonosis Municipal para que sea un profesional quien lo saque del lugar y pueda ser analizado.

Ante una mordedura de cualquier tipo de animal consultar a su veterinario de confianza, al centro de zoonosis, centro antirrábico u hospital más cercano.