Header Ads

EL FIASCO DE LAS PATRRULLAS MUNCIPALES


(16/10/2014- fuente WWW.QUILMESADIARIO.COM)- La seguridad brindada por el Municipio de Quilmes, a través del tan promocionado “Comando de Operaciones de Emergencias Municipal”  o  “Patrulla Urbana” ha resultado un verdadero fiasco. Ya nada queda para evitar hablar claro. No es posible callar ante la grave situación que salió a la luz con los planteos de los integrantes de ese cuerpo de vigilancia, en el que tantos pesos fueron invertidos.                                                                               Sin adentrarnos en los pormenores de la denuncia de acoso sexual por parte del Jefe, Daniel Guevara,  para con sus subordinados, la gravedad es aún mayor desde el momento en que los propios integrantes de ese Servicio, declaran Somos enviados solos en la patrulla sin la más mínima protección. No tenemos preparación en materia de seguridad y no estamos armados. Además nos envían a zonas muy peligrosas...” El asombro crece cuando queda en claro la existencia de “zonas muy peligrosas” ¿tan peligrosas, tambien para la misma Patrulla?.
 Antes de recurrir a la justicia penal, los integrantes de la patrulla presentaron el tema ante el Secretario de Gobierno, Raúl Oviedo y la Subsecretaria de Seguridad, Mariana Rodríquez, pero la inacción de estos funcionarios permite suponer que los empleados  de seguridad  no habrían sido escuchados.
Por si esto fuera poco, se agrega que Al otro día de haber presentado la denuncia penal, los doce empleados que concurrieron a los Tribunales fueron echados del Municipio, El único funcionario que los atendió fue el Director de Personal, quién les informó que "había una decisión de darles de baja . Si nos atenemos al Organigrama del Municipio,  el Director de Personal, es Dardo “cacho” Benavidez, quien  también integra la Comisión del Sindicato de Trabajadores Municipales de Quilmes.

De todo este desajuste institucional, surge la novedad,  no respondida oficialmente, que si bien los Decretos de baja fueron confeccionados, el intendente no los habría firmado, como tampoco habría firmado la baja del acusado Jefe de las patrullas.  Los doce trabajadores de la seguridad municipal siguen sin prestar servicios y no se pudo saber si fueron reemplazados por otros o si hay doce vigiladores  menos. Cualquiera sea la situación, la ineficacia del servicio de seguridad y/o vigilancia municipal  ha quedado probada.