Header Ads

AGRAVIO PROTOCOLAR


(9/05/2012)- El ámbito político de Quilmes y, principalmente el entorno del Intendente Gutiérrez, se vio sorprendido por una insospechada actitud oficial por parte del Municipio.

En la víspera la ciudad de Bernal (Partido de Quilmes) recibió la visita de la señora Presidenta de la Nación, Cristina F. de Kirchner y del señor Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Sciol, junto a los Ministros Julio De Vido y Oscar Parrilli.

La gacetilla oficial del municipio local, no anticipó esa visita. Pero la curiosidad de los observadores aumentó cuando, luego de realizado el acto en la Planta Potabilizadora de Aguas Argentinas, la Dirección de Prensa del Municipio de Quilmes difundió tres fotografías, donde en una de ellas se ve a la primera magistrada flanqueada por el Gobernador y el Intendente, pero el texto de esa gacetilla ignora la presencia de Scioli y agrega: “Adjunto fotos del acto en el cual la Presidenta de la Nación, Cristina Fernandez de Kirchner y el Intendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez inauguraron obras en la Planta Potablizadora de AySA en Bernal”.( ¿solo con Gutiérrez, la presidenta inauguró las obras? ¿estuvo la participación del Intendente de Quilmes en esas obras, por encima de los méritos de dos Ministros Nacionales, el Gobernador y el Presidente de AySA? )

Luego, en otra gacetilla se dan mas detalles del acto y dice: “El intendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez, recibió hoy a la presidenta de la Nación, Cristina Fernández..” (no habría recibido a Scioli, ni tampoco a los dos Ministros de la Nación, De Vido y Parrilli).

En el último párrafo, la gacetilla municipal menciona así a los Ministros Nacionales y al Gobernador: “Participaron del acto el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli; el presidente de AySA, Carlos Ben, el ministro de Planificación, Julio de Vido; el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli y el secretario General del Sindicato Gran Buenos Aires de Trabajadores de Obras Sanitarias (SGBATOS), José Luis Lingeri, entre otras autoridades nacionales, provinciales y municipales”.


Al margen de las interpretaciones políticas que se le puedan dar, esta muestra de impericia profesional en la redacción de un comunicado de prensa oficial, constituye un agravio protocolar que compromete al Intendente Municipal,