RELENADOS DE HUMEDALES, DESMONTES Y MOVIMIENTOS DE SUELOS

 

(2/05/2021) - Con motivo de la reciente conmemoración de El Día de la Tierra, resulta oportuno  recordar la existencia de  antecedentes de un tema que no es otra cosa que las expectativas de vida para nosotros y nuestros descendientes. Para ello, rescatamos partes de una gacetilla de la Asamblea No a la Entrega de la Costa del 5/06/2020, sobre los rellenados de humedales costeros de nuestro Quilmes querido;

 “...considerados un desmadre hace varios años, han trascendido las banderas políticas (Francisco Gutiérrez, Martiniano Molina y Mayra Mendoza). Siempre dejaron de lado el asunto ambiental, desentendiéndose, permitiendo y/o promoviendo el actuar privado que degrada al ambiente; o siendo "verdes" con ineficaces e intrascendentes programas municipales”.

Nos interesa remarcar que mientras esto sucede -y se denuncia-  el municipio publica (25/05/2020) el proyecto de un "ECOPARQUE" financiado a través del Banco Interamericano de Desarrollo(BID) para emplazarlo en un terreno propuesto de 125 km cuadrados”   ((la superficie total del Distrito de Quilmes es de 92 Km. cuadrados)”.

No se está brindando la información técnica ni tampoco se respetan las instancias de participación ciudadana que exigen las leyes ambientales: 11723 Ley Provincial Integral del ambiente, 25675 Ley Nacional General del Ambiente y 25831 Ley Nacional de Acceso a la Información Pública Ambiental. Desde ya, ni siquiera se sabe dónde se realizará dicho proyecto”.

La pandemia de Covid-19, y la cuarentena complicaron todo, obviamente. Si antes no se podía cuidar al ambiente porque había crisis económica, ahora tampoco porque se suma la crisis sanitaria... Siempre va a haber excusas para no entender que, evitar impactos negativos sobre el medio ayuda a paliar las crisis”.

Numerosas publicaciones salieron a denunciar que el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio no significa el freno a los oportunistas privados que aprovechan la situación para acelerar sus obras criminales en todo el país; se agrandaron los desmontes, recrudecieron los rellenos y proliferaron los movimientos de suelos”.

En la Ribera de Bernal, los retenes policiales en el cruce de la autopista controlaron implacablemente la circulación de vecinos, pero no detuvieron nunca a los volquetes de WildeFlet, Cortes y sistemas (de Avellaneda), ni a los móviles de Cosugas (de Quilmes) que siguieron entrando a rellenar con basura el humedal”.

Estos rellenos deterioran una zona de suma importancia para la comunidad Bonaerense. No son “en cualquier lado”, se realizan en un Área de Reserva Natural  definida por dos Ordenanzas municipales; la N° 8255/96 Reserva Natural Los Sauces de Bernal y la N°9348/02 Reserva Natural y Parque Ecológico de Quilmes, y protegida por Ley Nacional de Bosques Nativos 26.331/07.

Los bienes naturales son bienes comunes más allá de las leyes, y no deben ser destruidos. Que las autoridades correspondientes dejen de mirar para otro lado, terminen de excusarse y comiencen a trabajar para que todos disfrutemos de un ambiente sano, según lo establecido por la Constitución Nacional en su artículo 41 y la Constitución  Provincial en el artículo 28”.