BASURA EN LAS CALLES POR PROTESTAS Y DENUNCIAS

(28/11/2017) - La tensa situación reinante en torno a la Secretaría de Servicios Públicos de Quilmes, tuvo un pico alto los días jueves y viernes de la semana anterior.
Además de las constantes quejas vecinales por la falta de limpieza y mal estado de las calles, que son tareas correspondientes a esa dependencia, se sumaron violentos piquetes que impidieron el acceso a esa sede ubicada en Amoedo y Unamuno de Quilmes Oeste.
 Según lo publicado en “quilmeasdiario.com” que dirige el periodista Pedro Navarro, un grupo de aproximadamente sesenta personas que prestan servicios en esa dependencia en calidad de contratados, impidieron el acceso a las oficinas reclamando que “se les asignen tareas” y también denunciaron que “hay empleados que cobran entre 27 y 30 mil pesos mensuales en calidad de horas extras”.
Mientras esto sucedía, el titular el área, Sergio Choumizin, denunció a la ex Delegada Municipal del Barrio La Paz, Laura González (esposa de “oli” Arguello) como líder del bloqueo al edificio.
También trascendió que para algunos funcionarios la responsabilidad de estas acciones, le cabe al ex Concejal Ricardo “oli” Arguello, quién a pesar de pertenecer a las filas del ex intendente Gutiérrez; en los dos  últimos  años tuvo buena relación con la gestión Molina, logrando mantener en sus cargos a parte de su estructura política.  Relación que terminó cuando, en las elecciones del presente año, Arguello fue parte del armado de las listas de “Unidad Ciudadana” y trabajó para ese espacio político.
Tras esta situación, trascendió que se habría tomado la decisión de dar de baja a los empleados que militan para Arguello, a quienes se les quitaron las horas extras que tenían.
Por su parte, algunos de los que manifestaron el jueves y viernes, en declaraciones a Radio Quilmes (FM.106.5) expresaron no nos asignan lugar de trabajo; nos usan para los actos de Molina, para limpiarles la mugre y para desarmar los vallados".


 TAMBIEN  PROTESTAN FRENTE A GIRSU


La baja de empleados  continúa originando problemas en algunas áreas del Municipio. Este lunes el conflicto  fue en el área de la recolección de residuos (GIRSU), Personal contratado  a quienes no se le renovarían sus contratos, se manifiestan frente al edificio, con  el apoyo del gremio ATE (Asociación Trabajadores del Estado).

La protesta es realizada por los mismos trabajadores que jueves y viernes se manifestaron frente al edificio de Servicios Públicos (Amoedo y Unamuno.
 En declaraciones a Radio Quilmes FM 106.5, expresaron que "estamos contratados desde hace diez años, somos unos 60 afectados; nos quieren echar y nadie quiere hablar con nosotros".
La protesta se dio frente a GIRSU, interrumpiendo el tránsito sobre la avenida Calchaquí.  Los trabajadores que no quieren ser dados de baja, también denuncian que “hay empleados que cobran horas extras que no cumplen"
 Los manifestantes reciben el apoyo de ATE (Asociación de Trabajadores Estatales)  cuyo secretario general es Claudio Arévalo.
En diálogo con Quilmesadiario, el dirigente sindical dijo que "nosotros estamos en defensa de la fuente de trabajo; no ingresamos en las internas políticas y no nos interesa si los trabajadores tienen alguna identidad política. Estamos en defensa de la fuente de trabajo de todos los compañeros, sin importar su color político”.