Header Ads

RIESGOS OCULTOS A LA VUELTA DE LA ESQUINA

Animales callejeros y tenencia responsable.
(10/09/2017). El Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires alertó sobre los riesgos de contraer enfermedades en lugares públicos a causa de los excrementos de perros y gatos.
En un informe titulado “Tenencia Responsable” alerta sobre los riesgos ocultos “a la vuelta de la esquina” por la dispersión de materia fecal animal en el ámbito urbano que “son un factor de riesgo para niños y adultos”.
Llama a “reflexionar sobre la convivencia entre animales y seres humanos… en función de las enfermedades que afectan tanto a la salud individual de las personas como la colectiva es tarea de todos los días”.
La contaminación ocasionada por materia fecal canina está relacionada con los hábitos culturales de la población, que favorece la dispersión de heces en lugares públicos que contienen huevos y quistes de parásitos  que son un factor de riesgo para niños y adultos.
Todo comienza al pisar y percibir su aroma. Las enfermedades del tipo parasitarias que se contraen por entrar en contacto con las heces de los animales. Estos parásitos penetran en nuestro organismo por ingestión de los huevos debido a la manipulación de calzados, juguetes, objetos, etc., que estuvieron en contacto con los excrementos.          
Si las heces no se recogen pronto, los huevos o quistes presentes en
ellas pueden transformarse en formas infectantes y representar peligro para las personas o niños que entren en contacto con objetos infectados. La lluvia disipa las heces y aunque a simple vista no se perciben,  las formas infectantes permanecen en el ambiente.
 El incremento de perros vagabundos, la falta de control médico veterinario y el escaso conocimiento y tenencia responsable son factores determinantes que derivan en factores de riesgo.
Algunas de estas enfermedades que se encuentran ocultas en los espacios públicos son:
La hidatidosis, es una enfermedad mortal  que se adquiere al ingerir productos contaminados con excrementos de perros o por contacto directo con las heces del animal infectado.
La toxocariosis , se encuentran en suelos contaminados por heces, y por la ingestión de legumbres y hortalizas contaminadas. Se presenta, principalmente, en niños de 1 a 4 años. La Campilobacteriosis, La Amebiasis es una parasitosis intestinal que se contrae  vía fecal-oral. La infección es por ingesta de quistes a través de las manos, verduras, moscas, cucarachas, agua, etc., contaminados con heces de perros o roedores infectados. La giardiosis se contrae principalmente por medio del agua o los alimentos que están contaminados por su contacto previo con materia fecal, tanto humana como animal.

El Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires trabaja constantemente en la promoción de la Tenencia Responsable, la clave para cuidar la salud de los animales y la de todos. La prevención es la recomendación clave para evitar estas enfermedades.