Header Ads

LA BASURA DE LA BUENA PIPA


 

(17/09/2013)- Tal como el popular cuento de la buena pipa, el tema de la recolección de residuos domiciliarios y la limpieza de las calles de Distrito de Quilmes, parece convertirse en interminable cuestión.
No obstante el curioso accionar del municipio, que a medias voces repite la sana intención de municipalizar esos servicios, ya es de público conocimiento que la empresa Covelia ha enviado telegramas de preaviso de despido a su personal.

 Esto obedece a que el tiempo pasó y estamos a tan solo sesenta días del vencimiento de la última prórroga del contrato con el municipio. Tiempo poco probable para que esta administración nos sorprenda con una determinación altisonante y ponga sobre sus hombros la tarea que  nunca debió haber sido tercerizada.

Para muchos avezados observadores, sería una vuelta más a la historia de renovar la consabida “emergencia ambiental” y volver a dar otra prórroga -sin licitación-  al contrato con la misma empresa que tiene en sus manos el servicio y así la buena pipa.

En definitiva, ya sea con la continuidad del costoso  sistema actual o con la poco creíble municipalización del servicio, lo que no se ven son señales de solucionar la emergencia real, que es la suciedad que todos y todas pisamos a diario en las calles de la ciudad.