Header Ads

CONFLICTO GREMIAL EN LA MUNICIPALIDAD



(7/09/2013). El jueves 5 por la tarde fueron desalojados del edificio municipal los trabajadores pertenecientes a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), que desde la madrugada del martes permanecían acampados en el patio y un sector de la planta baja del edificio de Alberdi 500. El desalojo fue cruento y lo realizó la policía utilizando gases y balas de goma. La respuesta de ATE, con el Secretariado Provincial al frente, no se hizo esperar y el viernes, poco antes del mediodía, realizó una movilización con el apoyo otros gremios estatales y la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) al tiempo en que el personal del edificio municipal fue evacuado por las puertas traseras del predio, quedando cerrado y fuertemente custodiado por numerosos efectivos de la policía en su interior.

En ese acto, que se realizó en la puerta de la comuna,  no hubo incidentes y una larga lista de oradores que inició el titular de ATE Quilmes, Pedro Simonetti, dejó la consigna de “continuar la lucha con paros y movilizaciones a partir de la semana venidera.

Los reclamos que viene realizando ATE son; la reincorporación de diez trabajadores “mensualizados” , el pase a “planta permanente”  de setecientos trabajadores que tienen más de cuatro años de antigüedad, y que perciben  salarios de $ 1200,=  por 36 horas semanales, además de la equiparación de otras escalas de salarios mínimos que oscilan entre 1800,= y 2000,= pesos.

En tanto, el  Intendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez, emitió un comunicado oficial, en el que desmiente las acusaciones del ATE y da un pormenorizado informe que dice:

“El Municipio de Quilmes repudia los hechos vandálicos y el ataque a los trabajadores y al edificio municipal generado la tarde del jueves 5 de septiembre por afiliados a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y personas desconocidas que no son de Quilmes y desde hace tres días ocupaban ilegalmente la planta baja del edificio de Alberdi 500. Tras agredir con palos, hierros, piedras y otros elementos contundentes al personal policial y a los trabajadores de seguridad ciudadana que custodiaban el patrimonio y la integridad física de los empleados municipales, y tras romper vidrios, computadoras y muebles, los manifestantes identificados con ATE fueron desalojados del interior del edificio municipal.

     Es deber y obligación de las autoridades municipales garantizar el orden y         cuidar la institucionalidad en la ciudad. Por este motivo, a primera hora, el Municipio realizó la denuncia correspondiente y dio conocimiento a la Justicia, que constató lo ocurrido por intermedio del Fiscal de turno. Los hechos comenzaron la madrugada del martes, cuando un grupo de 80 personas violentó las rejas del predio municipal e ingresó por la fuerza al hall del edificio de Alberdi 500, amedrentando al personal de seguridad y al personal policial de guardia que no actuaron para evitar que se produzcan hechos de violencia.

En el Municipio de Quilmes no existe ningún conflicto laboral ni ninguna otra situación que justifique un accionar de este tipo. La actitud irresponsable, provocativa e ilegal planteada por ATE coarta la libertad de trabajo de quienes sí trabajan dentro del edificio municipal como así también impiden el transito normal de los vecinos que vienen a hacer trámites.

Lo que hubo fue una acción con clara intencionalidad política de parte de ATE que busca desgastar la figura del intendente municipal, un dirigente respetado en el país y en el exterior por su trayectoria en defensa de los derechos de los trabajadores, que siempre ha cumplido estrictamente lo que marca la ley, especialmente en lo referido a salario, recategorizaciones  y pases a planta.

En este sentido, el Municipio niega la existencia de personal despedido. A los trabajadores referidos por ATE en su reclamo, no se les renovó el contrato debido al reiterado incumplimiento de sus obligaciones como trabajadores (mala atención a los vecinos, dormir o mirar películas en horarios de trabajo, etc.) y a criterios inherentes al funcionamiento de las áreas en las que estaban destinados.

Con respecto a los pases a planta, es falso lo planteado por los representantes gremiales acerca de una supuesta de falta de diálogo y falta de definiciones al respecto de parte del Ejecutivo municipal. Tal cual reconocieron en la audiencia, con fecha 27 de agosto, la Junta de Ascensos y calificaciones elevó al intendente Francisco Gutiérrez un listado con el personal en condiciones de ser pasado a planta permanente. Dicho informe cuenta con la firma de los representantes de ambos gremios, y puntualmente ATE en la junta. Por lo tanto, este tema se encuentra en el marco de diálogo adecuado y dentro de los plazos previstos para su tratamiento