EL HOSPITAL DE BERNAL ES PROVINCIAL

(28/09)2010)-Fue expropiado por Ley 14157/10 y pasó a integrar la Red Hospitalaria del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires.
Ahora que todo ha llegado al feliz término que la comunidad aspiraba para mantener al viejo “Hospital Julio Méndez” prestando los servicios de salud solidarios para los que fuera fundado por la iniciativa vecinal de 1914, vale una reseña de lo ocurrido, como broche final.
Hasta 1984, Bernal contaba con dos centros asistenciales vecinales sin fines de lucro. Además del “Julio Méndez”, en la calle 9 de Julio entre Lavalle y Maipú, también estaba la popularmente denominada “la salita” fundada en l934 y que funcionaba en Pringles y 25 de Mayo. Luego esta Entidad pasó a denominarse “Policlínico de Bernal”.
Las cosas no venían bien para ninguna de la dos Entidades y a partir de 1981, fue el “Julio Méndez” el que entró en crisis económica, con la primera sentencia de remate por 410.000,= pesos de esa época. Y como por el lado del “Policlínico” pese a no tener sentencia, las cosas no andaban mejor, se llevó adelante una iniciativa del entonces Presidente de esta última, Luis Gurizzán y, con la esperanza de salvar a las dos entidades, en 1984 se dispuso la fusión de ambas. Así desapareció la original “ Asistencia Pública” se vendió el inmueble de Pringles y con esos dineros se equilibraron las cuentas y se evitó el primer remate del Hospital “Julio Méndez” al que por cláusulas del acuerdo de fusión, se le cambió su tradicional nombre por el de “Policlínico Central de Bernal” (ni Hospital, ni Vecinal) manteniéndose como Presidente Luis Gurizzan.
Las actas de la época dejaron sentados conceptos tales como “…un nuevo complejo asistencial y de carácter revolucionario…”
Esta “revolución” ´solo se cumplió a la inversa de lo esperado, el sistema de mantenimiento por cuotas sociales no funcionó, el Estado miraba para otro lado y la fusionada entidad en su caída arrastraba el nombre del tan querido Hospital donde nacieron varias generaciones de vecinos que hoy peinan canas.
Soportando penurias económicas y financieras, al comenzar la década del ´90, la Comisión directiva, siempre presidida por Gurizzán, resuelve firmar un convenio con una empresa médica privada denominada CETRIC (Centro de Enfermedades Respiratorias y Cardiovasculares) . Por este convenio, Cetric pagaría un alquiler por el uso de las instalaciones. Allí el entusiasmo llegó a la cima de los sueños. Se anunciaba la pronta realización de operaciones de alta complejidad y hasta se alentaban trasplantes de corazón. Pero nada resultó duradero, la atención fue decayendo, las instalaciones se deterioraron, no hubo mantenimiento ni refacciones, no se incorporaron los prometidos equipamientos de ultima generación y por el contario se desmantelaron los quirófanos, se realizaron compras e importaciones a nombre de la Entidad que no se pagaron. En 2001, la Justicia dispuso el concurso preventivo de Cetric, cuyos responsables eran el doctor Gerardo Benazera (ya fallecido) y el doctor Jorge Lloves. Ambos también sancionados por el Colegio de Cirujanos Cardiovasculares.
Por disposiciones cuyos fundamentos nunca fueron claros, en 1999, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, bajo el mando de Carlos Ruckauf, dispuso una Intervención Judicial de la Entidad designando interventor a Amado A. Vecchi, quién a su vez nombró Gerenta General a Ana García De Pina viuda de Bujía, la que en 2001, resolvió la entrega de la supuestamente saneada Institución a una nueva Comisión electa por Asamblea del 29 de septiembre de ese año, resultando Presidente Mario Alberto José Lionetti y Vicepresidente Juan Carlos Novo. Esta Comisión dispuso llamar a convocatoria de acreedores y desde octubre de 2001 tomó intervención el Juzgado Civil y Comercial Nro. 6 de Quilmes, a cargo del doctor Omar A. Nicora, iniciandose otro juicio por quiebra que permaneció sustanciándose hasta el ya histórico día 26 de Agosto de 2010, cuando por Ley, el viejo “Julio Méndez” vuelve definitivamente a la comunidad.
A la Comisión Directiva encabezada por Lionetti y Novo, le sucedieron otras de corta duración; habiendo ejercido la Presidencia del todavía “Policlínico…” Graciela Caputo seguida por Abel Urrastarazu (familiar de la antes mencionada Gerenta General) llegando así al 28 de agosto de 2004 en que Sergio Prina es designado Presidente a Cargo, por Asamblea de socios y con el acuerdo del Juez Nicora. No obstante esta nueva instancia, la situación sigue siendo crítica. Por un lado las carencias cada día mas notorias, la inquietud del personal que veía peligrar su fuente de trabajo y además no cobraba, mientras que al asedio de los acreedores, se sumaban las intimaciones por falta de pago de los servicios esenciales. A partir de 2004 muchos timbres tocó Prina, desde el mismo Presidente de la Nación (Néstor Kirschner) hasta las autoridades provinciales y municipales, al tiempo en que escuchaba propuestas de empresas privadas prestadoras de servicios médicos, obras sociales gremiales y otras ofertas de gerenciamientos tendientes al funcionamiento mixto del hospital con distintas variantes. En sus incansables gestiones, Prina se mantuvo activo en solitaria búsqueda y hasta pocas horas antes de votada la Ley, aguardaba una audiencia que le había concedido el Jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Fernandez, a quién le solicitaba los fondos Nacionales para salvar el remate y realizar las primeras refacciones que le permitieran reactivar al “Julio Méndez” como una ONG de Salud sin fines de lucro.
Mientras estas circunstancias se desarrollaban, un grupo de vecinos de Bernal, tomó otra iniciativa con la idea de estatizar el hospital, entendida como única posibilidad de evitar la pérdida de ese valioso patrimonio vecinal y asegurar la continuidad de la atención de la salud pública gratuita, esa intención guardaba similitud con manifiestos del Foro por la Salud de Quilmes, integrado por profesionales de la salud y distintas agrupaciones sociales y políticas.
En mayo de 2008, estos vecinos comenzaron por difundir la iniciativa y convocaron a una primera reunión, a partir de la cual se fueron ultimando detalles, se elaboró un petitorio vecinal a las autoridades, se juntaron firmas en muchos locales comerciales y sitios públicos, como también se hizo lo propio durante las Fiestas Patronales de ese año. Así surgió una singular Comisión, ajena a la conducción del todavía “Policlínico…”
Esta “Comisión Vecinal para la Recuperación del Hospital Julio Méndez” no tuvo autoridades ni jerarquías, todos sus integrantes eran miembros por igual. Ellos fueron (por órden alfabético) Ricardo Angelino (médico), Manuel Faerman (farmacéutico), Norberto Giallombardo (periodista), Oscar Grau (doctor en Ciencias Químicas), Jorge Herrera (comerciante), Alejandro López Romano (abogado), Aldo Piovesan (mecánico), Nicolás Pisciotti (comerciante) Roberto Rozas (comerciante) y Julio Urruty (músico). El petitorio, presentado al Intendente Francisco Gutiérrez en noviembre de 2008, contó con el aval de seis mil quinientas firmas y requería la estatización (municipal, provincial o nacional) del Hospital “Dr.Julio Méndez” para su continuidad con atención solidaria a toda la población. Por su parte el intendente, que como vecino de Bernal también firmó el petitorio, ya había anticipado igual intención en su campaña electoral.
De ahí en mas las gestiones se fueron sucediendo, el intendente encomendó el tema en forma especial al Secretario Legal y Técnico Dr. Walter Di Giusseppe. Se cumplieron instancias legales y administrativas, se acopió la documentación necesaria, se elaboró un Proyecto de Ordenanza Municipal declarando de utilidad pública al predio del hospital y todo su contenido, que el Concejo Deliberante de Quilmes sancionó por unanimidad y en la Provincia de Buenos Aires se encontró el camino que condujo a la sanción de un proyecto de Ley iniciado en la Cámara de Senadores por el doctor Federico Scarabino (Vicepresidente Primero de esa Cámara y en ejercicio de la Vice Gobernación Provincial). Luego los pasos siguientes fueron en la Cámara de Diputados, donde las autoridades municipales transitaron activamente, a lo que se sumó el Subsecretario de la Producción de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Gurzi.
En esos tramos finales, se produjo la inesperada noticia del remate dispuesto por el Juez Nicora para el 1 de Septiembre. Esto cargó de tensiones a todos y finalmente, tan solo cuatro días antes, el inolvidable 26 de agosto de 2010, el proyecto se convirtió en Ley, expropiando el inmueble e incorporando al viejo y querido “Julio Méndez” a la Red Hospitalaria del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires. Esa Ley fue promulgada el 9/09/2010 y lleva el número 14157.-

0 comentarios: