ENERGICO REPUDIO A IOMA


(5/04/2021)  Las prestaciones de IOMA (Instituto Obra Médico Asistencial) creado para atender la salud de todos los empleados públicos de la Provincia de Buenos Aires,


mediante un sistema autoritario al punto que, sus afiliados son cautivos de por vida, no pueden renunciar a ese servicio y además, cuando un trabajador tiene un familiar a cargo, el servicio lo reciben ambos. Pero si ese familiar a cargo, ingresa a la administración pública provincial, debe pagar también, lo que significa que ambos pasan a  pagar dos veces por el mismo servicio que antes recibían con una sola cuota mensual.

Pero  este no es el único motivo de quejas. También es necesario denunciar la situación que se da entre los  profesionales de la salud y los  afiliados a IOMA.

Son innumerables los reclamos y situaciones irregulares que los afectan. Los  prestadores de servicios de salud,  sufren la demora  de pago de honorarios médicos y la  permanente desactualización de nomencladores. Cada vez son menos los profesionales que mantienen una adecuada atención a los afiliados, lo que deriva en suspensiones de  prestaciones y/o mayores pagos adicionales por parte de los afiliados.

Y en lo que al vademécum se refiere, la reducción de medicamentos esenciales contemplados, es cada día más alarmante. Como ejemplo, vale citar las diferencias con PAMI, donde se cubre con el 100 % medicamentos esenciales para enfermedades crónicas como hipertensión y diabetes, mientras que IOMA los considera solo con magros descuentos.   

Ante esta situación, la diputada Anahí Bilbao, (U.C.R.-Juntos por el Cambio), elevó a la cámara baja bonaerense un proyecto de declaración dejando constancia de “el más enérgico repudio por la situación actual que viven profesionales de la salud y afiliados al IOMA”. En esa presentación, Bilbao destacó: “la única respuesta de las autoridades parece ser la apertura de centros de atención de la propia obra social, apuntando a mejorar los costos, pero no la calidad de la prestación, todo lo contrario. Un ejemplo es el Hospital IOMA de Temperley, que por falta de profesionales no puede afrontar una demanda creciente de consultas por lo que algunos servicios, como el de clínica médica o el de infectología, solamente atienden dos horas a la semana, y otros como el de gastroenterología una hora cada quince días, de lo que surge que así es imposible prestar una adecuada atención médica a los afiliados. Es por eso que nos preocupa y a la vez repudiamos estas decisiones políticas del Directorio del IOMA y de otras autoridades sanitarias de la Provincia, decisiones que tendrían como consecuencia el vaciamiento de las funciones que viene desarrollando a lo largo de su historia, y debe seguir desarrollando, el Instituto bonaerense”,