Header Ads

¿MAS BASURA?



(07/11/2016)- CARTA DE LECTOR)- Norberto, no entiendo. ¿Qué significa recolectar más basura?: ¿Que antes no la juntaban y quedaba tirada en la calle?, ¿Que se produce más basura?.¿Puede ser que entre un período y otro hayan quedado si recolectarse 300 toneladas de basura?
¿ Es tan buena noticia que estemos mandando cada vez más basura a los rellenos "ecológicos"?
¿Acaso se aprovecha económicamente la basura y esto incrementa los servicios al pueblo?
La verdad: ¿Qué hay que celebrar?.
El intendente parecía saber de ecología. Sabrá entonces que el objetivo mundial respecto a la basura domiciliaria es reducir los volúmenes a desechar, que en algunos lugares llega al 5% de lo que se recoge. Que el 95% que no se descarta se transforma en energía, fertilizantes, materiales de construcción y otros , que las campañas de reducción de producción de basura domiciliaria abarcan desde aspectos tales como el buen uso de lo que se consume hasta el buen uso de lo que se desecha antes de meterlo en la bolsa que se lleva el camión. Que tales campañas no se reducen a publicar avisos publicitarios sino que son cuestiones de educación de la población a todo nivel y en forma constante y estimulante. Que, en fin, el aprovechamiento racional de la basura constituye un buen negocio para mejorar las condiciones de vida de la comunidad y reducir las amenazas que sufre el ambiente.
Hasta ahora nada de esto se está haciendo y no sirve la excusa de que ocurre en todos lados porque no es así. En Quilmes parecería que lo que se hace sólo es para engordar la burocracia, pasar el tiempo y aprovechar el rédito político.
Si usted no tuviese la gentileza de enviarme la nota publicada tal vez no me enteraría y no insistiría sobre este tema que, obviamente, sigue siendo para mi una cuestión de cultura domiciliaria y una forma de respetar la vida del prójimo y de la naturaleza. Y ello me obliga a enviarle estas  lineas.
La cuestión continúa sin ser desarrollada. Lástima que, más temprano que tarde, la misma naturaleza nos va a obligar a reparar los daños producidos. Y costará mucho más que dinero.
Mientras, en casa seguimos desechando nuestra bolsita de dos kilos (máximo) de basura húmeda por semana. El resto se transforma en fertilizante natural. Y en cuanto a la basura reciclable (la que no se pudre ni se puede transformar con facilidad) la seguimos separando y entregando a los cartoneros (20 a 40 Kilos por mes) aunque en las plantas de separación no aceptan sino lo que les es redituable a sus fines. Lo que no les interesa no lo compran. Ergo, al zanjón o (ojalá) al relleno "sanitario".
Según dice en la municipalidad, con mucha falta de preparación para  responder sobre este tema, es que "se está trabajando" en un acuerdo con los cartoneros, así se entiende, para que puedan recoger lo que a ellos les interese y que el resto se lo lleve el camión al "relleno sanitario".

Así es fácil seguir aumentando el volumen de basura a recoger. Luis Hermida