Header Ads

HACE CIENTO CINCO AÑOS...



(02/11/2016)- Había una vez... un  niño  que nació en un pueblo  que tenía una sola cuadra empedrada y una “parada” del ferrocarril. También ese pueblo tenía un servicio de tranvías (el 22).  Ese pueblo fue creciendo, lo fueron pavimentando, aparecieron los “colectivos” desaparecieron los tranvías y el pueblo se convirtió en ciudad. La Ciudad de Bernal.
 Estos cambios y muchos otros los ha vivido ese niño que nació el 28 de octubre de 1911 en aquel Bernal de antaño, donde transitó sus calles de tierra, trabajó desde los once años, viajó en los trenes a vapor, fue obrero especializado de la recordada “Papelera de Bernal”, supo de tangos y milongas, el teatro local lo tuvo como galán preferido. Conoció a Gardel, fue parte del pueblo trabajador que gobernó Irigoyen y presenció la Revolución del ´30, la del ´55 y todo lo demás.

 Aquel niño que una vez hubo en el pueblo, es hoy la reliquia de la ciudad de Bernal, es nuestro querido Pedro Montichelli, vecino de la calle Roca de Villa Crámer,  que acaba de celebrar su cumpleaños número ciento cinco...