Header Ads

LOS VECINOS QUIEREN SABER



(28/09/2016)- Dadas las buenas nuevas que se están dando respecto a los avances en la construcción del bajo vías “Espora-Avellaneda” renacen inquietudes e interrogantes que el Estado Municipal le debe a los vecinos desde que se hizo la primera promesa  de lo que hoy está comenzando a ser realidad.
Es que los vecinos quieren saber sobre la planificación urbana que complementa al bajo vías.
A nuestra redacción siguen llegando inquietudes coincidentes en: el reordenamiento  de la calle Uriburu en caso de ser inevitable la doble mano de circulación entre Espora y Dean Funes, si con dársenas para los colectivos solo en la vereda de la estación sería suficiente.  Si harían pasos  peatonales, como y donde, ya que resulta impensable que para cruzar las vías de a pié, se tenga que seguir recurriendo al paso de la estación.

La organización del tránsito que, saliendo del túnel a la avenida San Martín, deba dirigirse hacia el sur. El trazado definitivo de la calle Estrada y la Plaza Félix Bernal.
Tampoco se ha obtenido respuesta a los primitivos  pedidos de reconsiderar la continuación del túnel en trinchera hasta sobrepasar el cruce de Crámer - O’Gorman  y construir allí otro puente carretero como el que se hará en Uriburu.
Para esto último, hubo propuestas para  la bifurcación del desagüe pluvial, que corre por el medio de Espora,  en dos conductos a ambos lados de esa avenida, tal como se planificó, desde la Secretaría de Obras Públicas,  para el proyecto del otro bajo vías prometido en Lamadrid-Las Heras, donde también existe un importante conducto de desagües.
Estas y muchas otras, son preguntas sin respuestas que la administración  actual  ha heredado.  Pero  entiéndase que, aunque pesada, es una herencia irrenunciable.
     Las autoridades no pueden ignorar las inquietudes         de sus vecinos,  ellos  quieren saber y así les corresponde.