Header Ads

POR ORDEN DE TOMÁS NO SE TRATÓ EL BLANQUEO DE EDIFICIOS ILEGALES



(16/06/2016- fuente “quilmesadiario”)- El Concejo Deliberante no trató el martes 14/06 el proyecto de legalización de edificios ilegales, como estaba previsto. Había sido enviado por el propio Ejecutivo y tenía despacho favorable de las comisiones de Obras Públicas y de Interpretación y Reglamento y los números necesarios para que se apruebe sin el más mínimo inconveniente.
Pero el lunes 13/06 por la tarde, Tomas Molina, Secretario General del Municipio y  hermano de Martiniano, se comunicó telefónicamente con uno de los concejales de Cambiemos y "dio la orden"  para que el proyecto vuelva a comisión.
El hecho provocó revuelo dentro del Concejo Deliberante y del propio Departamento Ejecutivo.
Extraoficialmente trascendió que "habrá retoques en el proyecto"  pero varios concejales y miembros del Ejecutivo, señalaron que “hay algo en el acuerdo alcanzado, que a Tomas le molesta”.
Fue muy sugestiva la actitud del Secretario General, quien cada día tiene más poder en el gobierno comunal. A nadie escapa que el proyecto nació en el Ejecutivo donde suele decirse "nada se hace sin el aval de Tomas”.
Qué fue lo que originó que Tomás Molina "ordene" no tratar el proyecto? "Hay una respuesta para afuera y otra para adentro", reconoció un concejal del oficialismo.

TOMAS NO HABLA                                                                          El periodista Pedro Navarro (director  de “quilmesadiario”) intenta entrevistar al secretario general desde el mes de febrero, pero la respuesta es siempre la misma: "no habla". El martes último, cuando se conoció que el tema no se trataría por orden de Tomás, se intentó llegar al funcionario pero desde el área de prensa se ratificó que "no hablará".

EL TEMA NO ES SIMPLE                                                                       El proyecto no es un tema simple. Mediante el mismo se trata de legalizar construcciones ilegales o sin declarar donde sobresale el bajo costo que se les pretende cobrar de multa a quienes construyeron pisos de más en Quilmes Centro. Por un departamento de 100 metros cuadrados, sería de unos 31.500 pesos, importe ínfimo en relación al valor del mismo, calculado en 180 mil dólares. Infimo también en relación a la ganancia que logra quien se arriesgó a construir al margen de la ley.