Header Ads

JUICIO POR “ÑOQUIS” EN QUILMES


  
 (6/08/2024)- Después de 11 años se realizará el juicio oral y público donde se tratará la denuncia de ñoquis (empleados que no trabajaban), contra la ex concejal del Partido Justicialista, Liliana Lutteral.
 
 
http://www.quilmesadiario.com.ar/imagenes/rayita_optim2.gif
El juicio oral, que será el 24 de septiembre, se postergó por segunda vez por enfermedad de uno de los jueces que integran el Tribunal Oral Criminal 2, Pablo Pereyra. Los otros integrantes del Tribunal son, el doctor Ariel González Elicabe y Felix Roumieu.
Están acusados, Lutteral, su esposo, Jorge Tévez y otra persona que tenía la firma de poderes de empleados que supuestamente no sabían que estaban nombrados en el Municipio.
La denuncia data del 2003 cuando era intendente Fernando Geronés. También está involucrado el director de personal del Ejecutivo, Gustavo Pissano.
Las personas “nombradas” a instancias de la entonces concejal Liliana Lutteral figuraban en comisión en el Concejo Deliberante.
Rufino Blanco Cisneros, pariente del esposo de la Lutteral, denunció que había comprobado que estaba nombrado en el Municipio, pero a él no le daban un sólo peso. La denuncia la hizo en 2003, en un programa radial que conducían los hermanos  Néstor y Roberto Carrigal
Blanco Cisneros dijo por aquel entonces, que había recibido un telegrama donde se le notificaba que había sido de baja y que fue al Municipio y allí constató que existía un poder, supuestamente firmado por él, donde designaba a Jorge Rodríguez para cobrar su sueldo.
A partir de su denuncia, Rufijo Blanco Cisneros, tuvo muchos problemas familiares y su propia esposa, según cuenta, lo denunció por insanía y logró que sea internado en el Hospital Borda.
La doctora Mónica Frade, una de las denunciantes de la maniobra para quedarse con dinero de personas que no sabían que eran empleados municipales,  fue quien presentó un habeas corpus y logró que el denunciante sea retirado del Borda. Según la letrada "no se cumplieron los requisitos necesarios para que Rufino Blanco Cisneros sea declarado insano".
Afirman que hay denuncias y testigos de otras personas que también estaban nombradas y no lo sabían. También se acusa a la esposa de Rufino Blanco Cisneros de "recibir dinero para intentar desacreditar a su propio esposo".
También trascendió que se ha pedido  que se investigue a la totalidad de los concejales que en aquel momento cumplían funciones, porque todo indicaría que " casi todos habrían tenido ñoquis".
Lutteral esta acusada de los delitos de peculado, defraudación contra la administración pública en concurso ideal, y falsedad ideológica,  para lo que Código Penal prevé una pena de 5 años de prisión no excarcelable.